Historia

Historia de Pravia

Desde la época paleolítica ya se tienen constancia de vestigios en zonas del concejo. Es muy destacable la presencia castrense en todo el territorio y podemos hablar de cuatro asentamientos destacados: Doña Palla (Peñaullán), El Pico el Castro (Arango), El Cogollo (Selgas) y las Corrollas (Folgueras).

Pravia tuvo también presencia romana debido a la situación estratégica que ocupa, ejemplo de ello es la Estela Romana de los Cabos; también se la considera la Flavium Avia citada por Ptolomeo.

Pero no cabe duda de que lo más destacado de nuestra historia fue el traslado del Reino Astur a Pravia por el Rey Silo y su esposa la Reina Adosinda en el año 774. En Pravia reinaron también Mauregato (783-789) y Bermudo I (789-792). Fue el Rey Alfonso II quien lleva la Corte a Oviedo posteriormente. Representación de esta época es la iglesia prerrománica de Santianes, construida con la finalidad de ser Panteón Real y ejemplo del primer Prerrománico Asturiano.

A lo largo de los siglos, nuestro concejo fue un territorio muy disputado debido a la fertilidad de sus vegas y su buenísima posición estratégica.

En el siglo XVIII se producen grandes cambios en la estructura de la Villa, D. Fernando Ignacio Arango Queipo, obispo de Tuy y originario de Pravia, manda construir extramuros “un Palacio para Dios y otro para su familia”, se trata del Conjunto Barroco de Moutas, formado por el Palacio de Moutas, la Colegiata de Santa María la Mayor y las Casas de los Canónigos.

En épocas más recientes se va introduciendo la industria y se establecen hornos de alfarería y sal, así como fábricas de teja y manteca. El mejor ejemplo de arquitectura industrial es la antigua fábrica de la Azucarera que, en estos momentos, está siendo recuperada para albergar distintos Servicios, un Centro de Interpretación, un Museo del Salmón, etc.

Actualmente, el sector servicios es el que marca la economía praviana, seguido por la industria, la agricultura y la ganadería.

Ampliar información

Personajes Ilustres

De todos los monarcas que tuvieron su corte en Pravia, Silo, Mauregato, Bermudo I y Alfonso II, es imprescindible destacar al rey Silo, ya que fue quien trasladó la corte de Cangas de Onís a Pravia. No se sabe a ciencia cierta cual es el origen de Silo, para unos era un noble de origen gallego y para otros era descendiente de una familia con antecedentes árabes; por esto se le achacaba a Silo, el haber mantenido la paz con los árabes. Se puede asegurar casi con certeza que Silo fue rey gracias a su matrimonio con Adosinda, hija de Alfonso I y nieta del rey Pelayo. Otro hecho notable de este reinado fue la construcción en Santianes de un templo y un pequeño monasterio cerca de su palacio (año 780).

Además de los reyes que en Pravia tuvieron su corte, mención especial merecen Doña Palla, hija del infante Ordoño y de Cristina, nieta de Ramiro II y esposa de Bermudo Armentariz. Pedro de Bances, noble caballero que botó una nave a Jerusalén en el siglo XII, y costeó el viaje a todos los que quisieron peregrinar a Tierra Santa. Fue fundador de la capilla de Santa Catalina y de Nuestra Señora del Valle. Fernando Ignacio Arango y Queipo (1.673-1.745) estudió en la Universidad de Oviedo, y alcanzó fama y poder en las Indias, donde fue acompañando a su tío el arzobispo de las Charcas (Perú). De regreso a España, ocupó varios cargos y fue nombrado obispo y señor de la ciudad de Tuy, y miembro del Supremo Consejo de Indias. Fundó en Pravia una colegiata, un palacio para su familia, varias obras pías y las casas de los canónigos. Antonio Juan de Bances y Valdés (1.745-1.824), autor de Noticias Históricas del Concejo de Pravia, indispensable para el conocimiento del antiguo concejo praviano. Sabino Moutas y Bernardo de Quirós (1.833-1.916), fue alcalde de Pravia durante muchos años y diputado regional, y uno de los grandes impulsores de las obras que modernizaron la villa. Cedió su colegiata para que se convirtiese en iglesia parroquial.

Ampliar información